Frida Kahlo y Diego Rivera

Esta emblemática e influyente artista, cuyo nombre completo es Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, estuvo casada con el pintor muralista Diego Rivera toda su vida. Su relación estuvo llena de mucha pasión y amor, pero pasaron por trágicos y tóxicos episodios.

Frida Kahlo y Diego Rivera: el origen de todo

La historia de esta pareja comenzó cuando Frida se inició en la pintura. Esto ocurrió luego de su accidente en el bus que arrolló un tranvía el 17 de septiembre de 1925. En ese accidente Frida tuvo once fracturas en su pierna derecha (la misma que sufría secuelas de una poliomielitis que padeció cuando tenía 6 años de edad) otras más en las costillas y clavículas, pero la parte más trágica fueron tres fracturas en su columna vertebral.

Este trágico evento obligó a Frida a mantener mucho reposo, este tiempo de ocio la llevó a comenzar a pintar, usando en principio una caja de colores y pinceles que su padre Guillermo Kahlo le obsequió.

Frida Kahlo y Diego Rivera
Frida Kahlo y Diego Rivera

La publicación de sus pinturas la llevo a relacionarse con muchos artistas mexicanos del momento, frecuentando círculos sociales y artísticos de Ciudad de México. Conoció a varias personas influyentes como Tina Modotti, una fotógrafa italiana, y al que sería su futuro esposo, Diego Rivera.

Frida con 23 años de edad y Diego con 43 se unen bajo sagrado matrimonio en 1929. Diego Rivera, que para ese momento ya era un artista muy reconocido en México ayuda a la familia de Frida en aspectos económicos, incluso paga la hipoteca que la Casa Azul tenía.

En esta misma casa Frida y Diego viven los primeros años de matrimonio. Luego, estuvieron 3 años (hasta 1933) en distintas ciudades de Estados Unidos.

Frida Kahlo y Diego Rivera: Relación

Al regresar a México en 1934, vivieron en la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, en San Ángel. La relación de estos famosos artistas era bastante apasionada y divertida, pero a su vez sufrían de constantes peleas y conflictos. Ya que a Diego le costaba cultivar su monogamia.

Entre las más de veinte infidelidades contadas por Frida, la más tortuosa fue la que Diego tuvo con la hermana menor de la pintora, Cristina, que de hecho era la más cercana a ella. Frida, también cayó en infidelidades, se desconoce si fue por venganza, capricho, placer o flaqueza. Una de ellas fue con León Trotsky, quien junto con su esposa, perseguidos por Stalin, fueron acogido por la pareja de artistas en su casa entre 1937 y 1939.

Divorcio y reconciliación

En 1939, la pareja firma un divorcio, por las múltiples infidelidades de ambos, aunque Diego toleraba más las relaciones lésbicas de Frida que las que ella tuvo con otros hombres. Un año después, en 1940, la pareja llega a un acuerdo de “vidas sexuales autónomas” y vuelve a contraer matrimonio.

Después de esto la pareja tuvo una mejor relación. Para ambos el otro era el mejor pintor y pintora de México. La última aparición pública fue el 2 de julio de 1954, en la protesta en contra de la intervención por fuerzas estadounidenses en Guatemala, a la cual Frida asistió en silla de ruedas (por su terrible condición física) junto con Diego.

Solo once días después, la artista falleció. Fue velada en el Palacio de Bellas Artes, murió casada y amada por el hombre que ella más amó. Al que en el algún momento llamó “su terrible accidente”.